Los bancos de los países emergentes alcanzarán a los del G-7 en 2036 y, en 2050, serán un 50% más grandes.

Logo PwCLa banca china alcanzará en 2023 a la de EEUU y, en 2030, sus activos valdrán 4.000 billones de dólares más que los de banca americana. India superará a Japón en el 2033.

La banca española perderá, paulatinamente, peso en el panorama internacional hasta situarse, en 2050, en la posición 14 por valor de sus activos con 4.992 billones de dólares.

Evolución de los activos de los bancos nacionales en los principales países del mundo 2009, 2030 y 2050.

En el 2050, el valor de los activos y de la rentabilidad de los bancos nacionales de las principales economías emergentes (China, India, Brasil, Rusia, México, Indonesia y Turquía) superará en un 50% a los países de G-7, según el informe La Banca en el 2050, elaborado por PwC. El estudio hace una proyección sobre la evolución del sector bancario en las mayores economías del mundo -incluye España- durante los próximos 40 años. La banca china alcanzará a la estadounidense en 2023 y, siete años más tarde, la habrá superado ampliamente con activos por valor de más de 31.000 billones de dólares -ver cuadro-. En 2030, además de China, India (4) y Brasil (9) entrarán en el top ten de la banca mundial y, en 2050, se unirán además, Rusia (5) y México (9), mientras que países como Reino Unido, Alemania o Francia desaparecerán, entonces, de los cinco primeros puestos del ranking.

Banca española

La banca española, por su parte, irá perdiendo paulatinamente peso a medida que se globaliza la economía y que ganan tamaño las potencias emergentes. Si en 2009 la banca española ocupaba la séptima posición, con un valor de sus activos de 3.271 billones de dólares; en 2030 el estudio estima que se desplazará hasta el décimo lugar, con 3.756 billones de dólares y, en 2050, hasta la posición número catorce, con 4.992 billones de dólares en activos. Dicho de otra forma, si en 2009 se calcula que la banca española tenía el 4,8% de los activos bancarios de las principales economías del planeta; en 2050 este porcentaje descenderá hasta el 1,6%.

Porcentaje, por país, del los activos de la banca 2009 versus 2050

El informe deja a las claras cómo la crisis internacional ha contribuido a estrechar más rápidamente las diferencias entre los sectores bancarios de las economías emergentes y las desarrolladas. Por ejemplo -ver cuadro-, en 2007 las estimaciones de PwC apuntaban a que la banca del E-7 alcanzaría el tamaño de la del G-7 en 2046. Sin embargo, tras la crisis, esta previsión se ha adelantado diez años. O que el sector en China igualaría a la banca de Estados Unidos en 2043, una estimación que se adelanta veinte años. Además, el análisis de PwC considera que los bancos de los países desarrollados necesitan acceder a las poblaciones de los países emergentes con bajos niveles de bancarización.

El estudio también hace una proyección de la rentabilidad potencial de la banca en proporción al valor de sus activos -Net Interest Margin (NIM)-, y concluye que los países del G-7 aguantarán el envite hasta el año 2030 pero, en el 2050, los bancos del E-7 tendrán unos beneficios conjuntos un 50% superiores a los de las economías más desarrolladas.

La Banca en 2050 expone, además, las principales tendencias e incertidumbres que marcarán la evolución del sector en los próximos años. Estas se pueden resumir en:

  1. ¿Cuánto tardarán las economías desarrolladas en recuperarse de la crisis? Según el estudio, la experiencia nos ha mostrado a lo largo de los años que las crisis financieras tienen periodos de recuperación superiores a cinco años -como las sufridas por México, Argentina, Indonesia o Japón- hasta que la economías y los bancos vuelven a situaciones de normalidad.

  2. La regulación seguirá impactando en la evolución del sector. Las exigencias de capital derivadas de Basilea III, y que tienen como objetivo incrementar el nivel de protección del sistema financiero, podrían tener un impacto en los beneficios de los bancos. El estudio considera que en los próximos años se irán sumando nuevas iniciativas legislativas nacionales e internacionales que seguirán afectando al sector.

  3. En los próximos cuarenta años cambios socioeconómicos como el envejecimiento de la población, el incremento del consumo de recursos naturales, los efectos del cambio climático y la transición hacia una economía baja en carbono supondrán nuevos desafíos y abrirán nuevas oportunidades de negocios para la banca en todo el mundo.

Todos estos factores tendrán un impacto directo en la forma en la que los bancos se estructura, realizan sus operaciones y prestan sus servicios.

Para Justo Alcocer, socio responsable del sector financiero de PwC, “el estudio revela que estamos a solo 15 años de que China alcance a EEUU y tenga la mayor banca del mundo. Con poblaciones superiores a los mil millones de habitantes, el acceso a los mercados de china e india serán críticos para el crecimiento de los bancos. En las próximas décadas, el sector bancario mundial será testigo de una mezcla entre un proceso de consolidación, la entrada de bancos extranjeros en las economías emergentes y la de entidades de estos países en los mercados más desarrollados. Además, durante este periodo factores socioeconómicos, como el envejecimiento de la población y el aumento en el consumo de recursos naturales tendrán un fuerte impacto en los actuales niveles de ahorro y de crédito”.

Fuente: PwC España

Banca e Inversión - Bancos y Entidades Financieras

Follow primehub_usa on Twitter

Facebook Twitter Linkedin YouTube RSS Newsletter

Columnistas

John Connors
Author A
Mercados
Mauris tortor purus, semper vitae.

John Connors
Author B
Gobierno Estatal y Local
Mauris tortor purus, semper vitae.

John Connors
Author C
Banca e Inversión
Mauris tortor purus, semper vitae.

John Connors
Author D
Empresas y Profesionales
Mauris tortor purus, semper vitae.

John Connors
Author E
Datos y Estudios
Mauris tortor purus, semper vitae.